jueves, 25 de junio de 2009

Variaciones del castellano

Los idiomas evolucionan, no desevolucionan. Se mejoran, no se desmoronan. Se adaptan. El inglés de hoy no es el mismo de hace 50 años, ni el de hace 5 meses. El castellano, que en el mundo esta tan extendido, es hablado de distinta manera por distintas personas. Esto se debe a que en cada región del mundo el idioma va cambiando poco a poco y hacia distintas direcciones. Va ganando palabras mientras que otras caen en desuso, va cambiando su estructura gramatical, etc.

Los idiomas impuestos en países que alguna vez fueron colonizados, caso del castellano, interactuan con culturas y lenguajes distintos y autóctonos. El lenguaje foraneo en tierra nueva, al igual que en su tierra natal, es modificado. En el Perú, el castellano ha tomado palabras del quechua y otros idiomas, ha creado sus definiciones y acepciones propias para palabras ya existentes, ha creado sus palabras propias y nuevas, ha cambiado su pronunciación, se ha mezclado con la cultura andina, etc.

Esta evolución sigue su curso natural. Mientras que yo digo "el peluche de Juana", hay quien puede decir "su peluche de Juana", o "de Juana su peluche". Para algunos será difícil de aceptar; sin embargo, las tres maneras de refererirse al mismo objeto son perfectamente correctas. La función del lenguaje es transmitir información y los tres ejemplos cumplen la condición perfectamente. Con el tiempo, el lenguaje se transforma en un elemento cultural. Restarle valía a las distintas maneras de expresarse que conviven en un mismo país es restarle valía a los procesos culturales que las transforman y crean.

Por desgracia, la opinión general decreta que existe una manera "correcta" de hablar y expresarse, y que por otro lado, las variaciones, son "incorrectas". Muchas veces se cree que lo que dictamina la RAE es lo correcto, se cree que la variación del castellano que hablan las clases medias y altas (cabe resaltar que esta también es una variación del castellano) puede establecer un estándar de lo que está bien, y que lo que no se asemeja o trata de asemejarse a este castellano "estándar" se aleja de lo que es correcto.

Olvidamos que la RAE es una institución del extranjero (es decir, directamente ajena a nuestros procesos y cambios culturales internos), olvidamos que las clases altas de Lima no utilizan más que otra variante del castellano (tan correcta como la que es hablada por los habitante de cualquier región del Perú), olvidamos que las lenguas varían con el tiempo. Lo que sí no olvidamos es el desprecio hacia lo autóctono. ¿Por qué no nos podemos enorgullecer de las variaciones del castellano que manejan los peruanos?¿Por qué somos tan buenos corrigiendo (rechazando) y tan torpes acogiendo (amando)?

Aquí, la primera parte de un video didáctico que acompaña al libro de Jorge Pérez Silva "Los castellanos del Perú". Este video está hecho para ser reproducido en las escuelas.



Estos links llevan a la 2da, 3ra y 4ta (créditos) parte del video, respectivamente.
2da parte ; 3ra parte ; 4ta parte
Por cierto, gracias YouTube.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada